viernes, 8 de abril de 2016

La Alhambra | Dependencias cristianas




DEPENDENCIAS CRISTIANAS
VV.AA   |   XVI-XVII   |   La Alhambra de Granada


Cuando los Reyes Católicos entraron en la Alhambra en 1492 quedaron tan impresionados por la belleza de los Palacios que decidieron fijar aquí su residencia para sus estancias en Granada. Ellos emprendieron unas obras de reforma y conservación que continuó su nieto Carlos V cuando llegó a Granada en 1526, quedando igualmente admirado de este lugar.

En el año 1528 se aprobó construir aquí unas dependencias que transformaron lo que antes eran unos jardines en un espacio cerrado, integrado por dos patios contiguos, sus galerías y una estancia más dedicada a la Emperatriz Isabel.

Estas nuevas dependencias cumplirían su función al tiempo que Carlos V llevaba a cabo su proyecto más ambicioso: la construcción del gran palacio renacentista que llevaría su nombre. El conjunto puede dividirse en: las habitaciones del Emperador, los patios de la Reja y de Lindaraja y el Peinador de la Reina.


                    


DEPENDENCIAS DEL EMPERADOR

Las dependencias privadas del Emperador son seis habitaciones que se mandaron construir entre 1528 y 1537 en el plan de obras que siguió a la primera visita del Emperador Carlos V. Habitaciones austeras, más acordes con los espacios occidentales y que, curiosamente, una vez finalizadas nunca fueron utilizadas por el Emperador ni su esposa.

La más grande es conocida como la habitación del «Despacho del Emperador», de la que destacan su gran chimenea y el techo de cuarterones con el lema «Plus Ultra» y las iniciales imperiales K e Y (Karolo e Ysabel).

El resto de estancias fueron pensadas como dormitorios del Emperador y la Emperatriz. También son conocidas como las «habitaciones de Washington Irving»', ya que vivió en ellas en el año 1829. Las dos últimas salas son de menores dimensiones y son conocidas como «Salas de Frutas», por los dibujos de sus techos.




PATIO DE LA REJA

Al patio de la Reja se accede a través de un pasillo aéreo construido en época cristiana desde donde se divisa una bella panorámica del Albaicín, el Sacromonte y el valle del Darro. Es un patio retirado y elegante de estilo italiano, con una pequeña fuente en el centro. Recibe su nombre de la reja a modo de balcón que recorre la parte superior de su pared sur.




PATIO DE LINDARAJA 

El segundo patio está situado justo debajo del «Mirador de Lindaraja», del que toma el nombre. Las galerías porticadas de su parte baja fueron hechas con columnas traídas de otros lugares de la Alhambra. En la parte alta están las habitaciones de Carlos V. El centro lo ocupa una fuente de traza cristiana, salvo  la taza de mármol blanco de la parte superior, que es nazarí.




PEINADOR DE LA REINA 

Este espacio apartado y tranquilo es el resultado de las reformas llevadas a cabo en la parte superior de la antigua torre de Yusuf I. El objetivo de estas obras fue habilitar este espacio para ser disfrutado por la Emperatriz Isabel.

La parte superior de esta torre, la de la reforma cristiana, tiene una antecámara y una galería que da acceso a una pequeña estancia: el tocador. El suelo de este tocador ha sido suprimido devolviendo a este espacio su función de linterna.

Las paredes están decoradas con pinturas al fresco de los pintores italianos Julio Aquiles y Alejandro Mayner. Representan escenas de la expedición de Carlos V contra Túnez en la antecámara, y escenas mitológicas y angelotes en el tocador.





                         



BIBLIOGRAFÍA

-  Alhambra, La, Ed. Miguel Sánchez
-  Nuevo Arterama Historia del Arte, Vicens Vives, 2005
-  Historia del Arte, Angulo Ibáñez, 1971
-  Cuentos de LA Alhambra, Washington Irving, 1832, Ed. Miguel Sánchez







OTROS DOCUMENTOS DISPONIBLES:




                                                                               
                   



VÍDEOS RELACIONADOS:




                                     





0 comentarios :

Publicar un comentario