sábado, 9 de abril de 2016

La Alhambra | El Generalife




EL GENERALIFE
VV.AA.   |   XIII-XX   |   La Alhambra de Granada


El Generalife era una finca de recreo, independiente de la Alhambra, utilizada por los reyes nazaríes como lugar de retiro y descanso.

Ocupaba un área muy superior a la que tiene en la actualidad, extendiéndose hasta el límite de las montañas vecinas. Fue ideado para cumplir varias funciones: recreo, agricultura, ganadería y coto de caza. La interpretación más aceptada sobre su nombre es que proviene de las palabras árabes «Yannat-al-arif» que significan «jardín del arquitecto».

A principios del siglo XX se llevaría a cabo una gran reforma y transformación en su configuración original, construyéndose en lo que antes eran huertas unos jardines románticos con fuentes, surtidores, arbustos recortados, cipreses y una ornamentación más al estilo de los típicos cármenes granadinos.

El extensión del Generalife está dividida en: los Jardines Nuevos, el Palacio del Generalife con su patio de la acequia, el jardín de la Sultana, los Jardines Altos, la escalera del agua y el mirador romántico. Veamos las partes más importantes.


               


JARDINES NUEVOS

Estos jardines fueron una de las grandes reformas que se hicieron en la finca tras pasar a ser propiedad estatal. En época medieval toda esta parte estaba ocupada por huertas de las que se abastecía la Alhambra.

Los Jardines Nuevos fueron construidos en varios tramos. En ellos priman los cipreses recortados formando paredes y laberintos, las pérgolas y los rosales. Hay también un anfiteatro. La parte central de estos jardines está ocupada por una alberca en la que se intercalan fuentes y cipreses.


PALACIO DEL GENERALIFE Y PATIO DE LA ACEQUIA

Este palacio es el eje central de todo el recinto. Transformado con el paso de los años, en época musulmana fue una auténtica residencia real con todas las comodidades y elementos necesarios para la estancia de los reyes granadinos.

El núcleo central de este palacio es el PATIO DE LA ACEQUIA, la parte más hermosa del recinto y uno de los jardines más célebres del mundo. Con dos pabellones a sus lados norte y sur, está atravesado por «la Acequia Real» y abierto al paisaje por la galería de arcos del ala oeste.

Esta galería es una reforma cristiana, pues en época medieval este costado del patio se encontraba cerrado por un muro. La única apertura al exterior era «el mirador central», que conserva la rica decoración y las ventanas bajas propias de la arquitectura y forma de vida nazarí. El ala este es nueva, pues un incendio en 1958 la destruyó casi por completa.

De los dos pabellones del patio, el Norte es el más interesante y estaba destinado a los aposentos del rey. Presenta una disposición tradicional con un pórtico de cinco arcos y alcobas adyacentes, en el que el arco central es mucho más ancho que los laterales.

Traspasado el gran arco central, una portada de triple arco precede a la sala regia y al mirador de Ismail I. La rica y profusa decoración de sus estucos nos invita a pensar en la importancia de la persona que disfrutaría las vistas de este mirador. Las plantas superiores de este pabellón son una ampliación cristiana de 1494.


                


PATIO DEL CIPRÉS DE LA SULTANA

El Patio de la Sultana o del Ciprés de la Sultana está completamente cambiado. Casi la totalidad de los elementos actuales de este patio son de época cristiana.

Nuestro recorrido aún guarda leyendas como la que esconde el viejo ciprés que crece en este patio. Según ésta, el sultán Muley Hacem sorprendió tras este árbol las confidencias amorosas entre la sultana y un caballero abencerraje, lo que daría lugar a la matanza de toda esta familia granadina.


               


JARDINES ALTOS

Los jardines altos son de estilo romántico y se encuentran en un plano superior al Patio de la Sultana, por lo que las vistas desde aquí son bellísimas. En ellos encontramos magnolias, cipreses, un enorme cedro y plantas aromáticas como arrayanes, jazmines y rosales.

Lo más sobresaliente de estos jardines quizá sea la bellísima Escalera del Agua, uno de los pocos elementos nazaríes que se conservan en esta zona. En ella el agua baja como un torrente por los pasamanos, que son huecos y estaban antiguamente decorados por azulejos.

La escalera nos conduce hacia el Mirador Romántico, construido en el siglo XIX. El Paseo de las Adelfas y el Paseo de los Cipreses, completan el recorrido hasta la salida.

Hoy el silencio y la tranquilidad del reino nazarí, ha dejado paso al bullicio y la actividad del turismo. Ha sufrido terremotos, explosiones de batalla y más de un siglo de abandono del que fue hogar de reyes, viajeros y mendigos.


                  



                         



BIBLIOGRAFÍA

-  Alhambra, La, Ed. Miguel Sánchez
-  Nuevo Arterama Historia del Arte, Vicens Vives, 2005
-  Historia del Arte, Angulo Ibáñez, 1971
-  Cuentos de LA Alhambra, Washington Irving, 1832, Ed. Miguel Sánchez







OTROS DOCUMENTOS DISPONIBLES:




                                                                               
                   



VÍDEOS RELACIONADOS:




                                     





0 comentarios :

Publicar un comentario