miércoles, 6 de abril de 2016

La Alhambra | Mexuar




MEXUAR
VV.AA. XIV-XVII. La Alhambra de Granada


Esta parte de los palacios tuvo una marcada función pública: administración de justicia, reuniones del Consejo y tareas burocráticas. Es el palacio más antiguo, edificado en su mayor parte por Ismail I (1314-1325) y ha sido el que más modificaciones ha sufrido a lo largo de los tiempos.

Ha sido también el más castigado, sobre todo en su sector más occidental, del que en su mayor parte solo quedan restos arqueológicos. El resto del palacio ha sido mejor conservado.

PATIOS DE LA MEZQUITA Y DE MACHUCA

El patio de la Mezquita es el primero de los patios y de él solo se conservan restos arqueológicos.

El Patio contiguo, llamado Patio de Machuca, está mejor conservado y presenta una galería de arcos sobre el paño de la muralla y una torre anexa. Debe su nombre al hecho de que en ella y en las dependencias de este jardín vivió el arquitecto Pedro Machuca.

En el lado opuesto, una pequeña fuente y unas hileras de cipreses y naranjos adornan este bello jardín.

      
                     



SALA DEL MEXUAR 

La Sala del Mexuar es el primero de los espacios palatinos. Aunque fue obra inicial del sultán Ismail I (1314-1325) las reformas acometidas en los siglos XV y XVI predominan sustancialmente la configuración del espacio original.

Sus funciones fueron muy diversas, como ocurre con muchas de las estancias de la Alhambra: lugar donde se reuniría la Sura o Consejo de Ministros, departamento de justicia o, en determinadas épocas, Sala del Trono del Sultán.

Originariamente el espacio era de menores dimensiones y se distribuía en torno a las cuatro columnas centrales. El techo estaba abierto por una gran linterna que dejaba pasar la luz y que cerraba una elevada cúpula de cristal. Los cristianos convirtieron este espacio en capilla, de ahí la existencia del coro y abrieron las ventanas laterales, ampliaron la sala por el fondo y construyeron la planta superior.

Como es lógico, esta diversidad de usos y dueños a lo largo del tiempo, ha dejado también su impronta en la decoración, donde conviven los elementos musulmanes con otros cristianos, como las columnas de Hércules con el lema «Plus Ultra», que flanqueaban el antiguo altar de la capilla cristiana.




ORATORIO

Al fondo se encuentra el oratorio, un íntimo espacio de bellas vistas al Albaicín y orientado hacia la Meca. Muy restaurado, destaca en él su mihrab: un nicho en la pared, en el que se colocaba el Corán, adornado por un arco en forma de herradura y la inscripción: «no seas negligente y ven a la oración».






                         



BIBLIOGRAFÍA

-  Alhambra, La, Ed. Miguel Sánchez
-  Nuevo Arterama Historia del Arte, Vicens Vives, 2005
-  Historia del Arte, Angulo Ibáñez, 1971
-  Cuentos de LA Alhambra, Washington Irving, 1832, Ed. Miguel Sánchez







OTROS DOCUMENTOS DISPONIBLES:




                                                                               
                   



VÍDEOS RELACIONADOS:




                                     





0 comentarios :

Publicar un comentario