Entorno Virtual de Aprendizaje?

Un E.V.A. es espacio educativo alojado en la web conformado por herramientas informáticas que posibiliten la interacción didáctica con los usuarios.

Navegación 2.0

Recorre todos las secciones de nuestra web a través de la barra de navegación desplegable y el buscador de entradas.

Videos didácticos

Las obras de arte más importantes y los momentos artisticos más relevantes explicados paso a paso.

Encuentra todo lo que necesitas

Reportajes, exámenes, ejercicios, actividades y mucho más para descargar directo tu ordenador.

Internet y redes sociales

No te pierdas nada con esta plataforma accesible y actualizada a todos los nuevios medios.

sábado, 2 de marzo de 2019

Curiosidades | El pasaporte de una momia




CURIOSIDADES

El pasaporte de una momia




Ocurrió en 1976, cuando la momia del faraón Ramsés II tuvo que realizar un viaje desde su Egipto natal hasta París con el objetivo de someterse a un proceso de preservación. La momia, que fue descubierta en 1881 por Gaston Maspero y H. Brugsch, se conservaba en malas condiciones en el Museo Egipcio de El Cairo. Esta circunstancia  fue deteriorando los restos del faraón.

Para solucionar el problema, encontraron un tratamiento que solo se podía recibir en París. El primer diagnóstico fue rotundo: Ramsés II estaba infectado por 89 tipos de hongos que crecieron ante la humedad de la sala de El Cairo.

Varias curiosidades tuvieron lugar durante aquel viaje, como por ejemplo, los trámites para sacar todos los documentos. En Francia no podía entrar nadie sin pasaporte, vivo o muerto. Y aunque nunca trascendió cómo hicieron aquel pasaporte,  gracias a la recreación que el arqueólogo David S. Anderson ha compartido en redes sociales y que se ha convertido en todo un fenómeno viral, lo podemos imaginar.

Además, cuando la momia llegó al aeropuerto francés, fue recibida con todos los honores militares, como si fuera un auténtico jefe de estado. Tras el tratamiento, los restos de Ramsés II volvieron al Museo Egipcio de El Cairo, donde todavía se exponen.




lunes, 24 de diciembre de 2018

Museos | Neocueva y Museo de Altamira




MUSEOS

NEOCUEVA Y MUSEO DEL ALTAMIRA


(PLAY para ver video)


Para conocer -y ante todo reconocer- una obra de arte no hay nada mejor que trasladarse al lugar de los hechos para conocer su historia, situarla en el tiempo y el espacio, apreciar cada detalle y resolver en primera persona las dudas que el arte siempre plantea. Más aún si se trata, en este caso,  de la primera obra de arte de la historia. 


Estamos en Santillana del mar, un bello municipio de la provincia de Cantabria, en busca de la obra maestra del arte paleolítico. En esta villa el tiempo parece haberse detenido por más de 500 años si a su arquitectura nos referimos pues fue declarada conjunto histórico-artístico por la excelente conservación de su núcleo urbano de origen medieval, renacentista y barroco. A dos kilómetros  de la villa se encuentra el Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira, responsable de conservar y difundir la cueva donde se hallaron las pinturas rupestres más antiguas y mejor conservadas hasta el momento. Además, el centro gestiona el Museo de Altamira, con exposiciones didácticas y actividades divulgativas y la réplica de la cueva original, la Neocueva, que recibe cada año 250.000 visitas.



                                        


Neocueva

Con el fin de que todos los visitantes de Altamira puedan acceder al conocimiento de sus pinturas en el mismo contexto en que fueron creadas se ha construido la Neocueva, una réplica de las partes más interesantes de la cueva original que recrea con precisión milimétrica texturas, relieves y variaciones de color, en el caso de las pinturas.

El primer espacio al que accedemos es el campamento magdaleniense situado en el amplio vestíbulo de entrada, junto a la boca de la cueva. Más adelante, la excavación arqueológica nos muestra la metodología de investigación de campo con la que se han obtenido los datos que tenemos sobre sus habitantes. Veremos, así, cómo la sucesión de estratos permite apreciar dos fases de ocupación: una durante el Solutrense, a la que se ha atribuido una antigüedad de 18.500 años, y otra durante el Magdaleniense, hace 14.500 años, y entre ambas un periodo de abandono revelado por una capa de arcillas estériles. El recorrido reconstruye también el taller del artista prehistórico donde se muestran las diferentes técnicas y procesos artísticos que veremos a continuación en la llamada Sala o Techo de los Polícromos.


                                        


Techo de los polícromos

Se ha dado este nombre al conjunto de pinturas que cubren el techo de una sala contigua al vestíbulo. En la Cueva original, antes de que se rebajara el suelo para permitir el acceso a los visitantes, la altura del techo de esta sala era tan reducida que impedía estar de pie en ella, por lo que nunca pudo ser utilizada como zona de habitación, lo que se ha interpretado como posible prueba de su sentido ritual. La sala de los Policromos fue, en todo caso, utilizada con la misma finalidad artística en los dos periodos de ocupación de la Cueva.

Del Solutrense data un reducido grupo de pinturas monocromas en rojo, situadas en la parte más alejada de la entrada, entre las que pueden distinguirse varios caballos, una cabra, manos en negativo y otras figuras de difícil identificación. El resto de la decoración del Techo se ha adscrito al Magdaleniense Inferior, con una antigüedad aproximada de 14.500 años, y consiste fundamentalmente en una gran manada de bisontes, junto a los cuales aparecen dos caballos, una gran cierva, tal vez un jabalí, y una serie de signos llamados "claviformes”, de dudosa interpretación.


                                        


Los bisontes aparecen en diversas actitudes: de pie, tumbados, lamiéndose, bramando, o en movimiento, aportando al conjunto una enorme naturalidad y, sobre todo, la evidencia de una composición en la que se integran las diferentes figuras para formar una escena, algo insólito en la pintura paleolítica, y que constituye una de las razones por las que el Techo es la gran joya de Altamira, y aun de todo el arte prehistórico. La otra es la asombrosa perfección de una técnica que combina el grabado, con el que se definen los contornos y algunos detalles de las figuras, y la pintura. 


                                        


A pesar de su nombre, los bisontes "polícromos" de Altamira han sido realizados únicamente con dos pigmentos, negro (carbón vegetal) y rojo (óxidos de hierro como ocre o hematites), pero el tratamiento posterior de las figuras, raspando o diluyendo algunas zonas para conseguir efectos de claroscuro, produce la sensación de una variedad mucho mayor. Si a esto sumamos la sabia utilización del soporte para dar volumen a las figuras entenderemos la enorme plasticidad que desprende el conjunto, y que debió ser aún mayor cuando la frescura de los pigmentos no había sido alterada por catorce mil quinientos años de erosión.




Cola de caballo

Finalmente, se han reproducido en el último tramo de la Neocueva algunas de las figuras de la Cola de Caballo, la galería más profunda de la Cueva original, cuya excesiva estrechez la hace inaccesible a las visitas. El conjunto se ha datado en el Magdaleniense Inferior, hace unos 14.300 años. Aparecen caballos, ciervos y bisontes, así como una serie de signos abstractos de apariencia reticular conocidos tradicionalmente como "tectiformes" por su supuesta semejanza con techumbres de cabañas. Aquí, el aprovechamiento de los relieves de la roca cobra un singular protagonismo, acentuado por el hecho de que las figuras están trazadas únicamente en negro, y en algunos casos alcanza cotas de asombrosa expresividad, como una cabeza de bóvido en visión frontal conseguida con apenas unos mínimos toques de negro trazados sobre un saliente rocoso para definir los ojos, cejas y nariz.


                                        


Museo y Centro de Investigación

El espacio museístico que se muestra adyacente a la Neocueva se divide en seis sectores que comprenden todas las fases por la que pasó Altamira, desde las primeras pruebas encontradas hasta los últimos descubrimientos llevados a cabo por el Centro de Investigación. Como introducción a la exposición permanente se ha organizado un espacio en que se exponen las circunstancias que rodearon el descubrimiento, en 1879, de las pinturas de la Cueva de Altamira. A continuación la visita del Museo se inicia con un repaso a la investigación de la arqueología prehistórica y la labor de los prehistoriadores. Los dos siguientes salas nos introducen en Altamira a través de un recorrido desde la evolución de los homínidos hasta el Homo Sapiens y cómo sería la vida en aquel tiempo. El arte paleolítico, sus técnicas y materiales utilizados centran la atención de la última parte del recorrido donde el visitante puede ver la forma en el que el hombre realizaba el primer arte de la historia con vídeos, esquemas y réplicas de las obras de Altamira pero también de otras partes del mundo.


                                        



"Estábamos ya en el corazón de la cueva, en la oquedad pintada más asombrosa del mundo. Parecía que las rocas bramaban. Allí, en rojo y negro, amontonados, lustrosos por las filtraciones del agua, estaban los bisontes, enfurecidos o en reposo. Un temblor milenario estremecía la sala. Era como el primer chiquero español, abarrotado de reses bravas pugnando por salir. Ni vaqueros ni mayorales se veían por los muros. Mugían solas, barbadas y terribles bajo aquella oscuridad de siglos.”

Rafael Alberti, La arboleda perdida
(Poeta)




Este artículo pertenece a la publicación ALTAMIRA, El nacimiento del Arte.
Puedes verlo completo AQUÍ:




OTRAS IMÁGENES:


                                        

                                        

                                        


OTROS DOCUMENTOS:


                                        


OTROS VIDEOS:




Bisonte de Altamira | 14.000 a.C. | Santillana del Mar ! Cantabria



OBRA ANALIZADA

BISONTE DE ALTAMIRA

14.000 a.C. Santillana del Mar (Cantabria)


(PLAY para ver video)


La cueva de Altamira, considerada la Capilla Sixtina del Paleolítico, es el gran legado del arte rupestre, y sin duda, el hallazgo arqueológico más importante de la península ibérica. Sus representaciones siguen siendo la muestra más antigua de arte rupestre y sus famosos bisontes se han convertido en iconos de la Historia del Arte.


La llamada Capilla Sixtina de la antigüedad sigue siendo la primera obra de arte de la historia, fuente de inspiración para muchos artistas y punto de interés para muchos investigadores. Viajaremos al Paleolítico para mostraros la Cueva de Altamira y fascinarnos con sus bisontes, una serie de pinturas rupestres que, después de 15.000 años, siguen más vivas que nunca. Analizaremos sus características principales  y recrearemos la técnica de estos artistas. Aunque la cueva original de Altamira se cerró al público hace ya unos años para evitar su deterioro, visitaremos la réplica, la llamada 'Neocueva', y el Museo de Altamira, un centro que recibe anualmente la visita de 250.000 personas. También recordamos cómo fue el descubrimiento de las pinturas y su eco hasta nuestros días. Vamos a retrotraernos hasta los comienzos del arte para reconocer la importancia de esta obra capital y comprender cómo eran aquellos hombres y mujeres que habitaron esta zona y que se convirtieron en los primeros artistas de la historia.


ANÁLISIS

Nos encontramos ante uno de los bisontes de la Cueva de Altamira, localizada a dos kilómetros del municipio de Santillana del Mar en Cantabria. Se trata de una pintura mural que pertenece a la cultura material Magdaleniense (Paleolítico Superior) y está datada en el año 14.000 a. C. Podemos ubicarla dentro del estilo conocido como pintura franco-cantábrica. En ella se representan animales, como bisontes y ciervos en lo que podría ser una especie de ritual propiciatorio para la caza.




En la elaboración del mural, el artista utilizó una combinación de escultura, grabado, dibujo y pintura de manera magistral para dejarnos una obra de gran fuerza y plasticidad. Utilizará colores, negro para los contornos y rojos para el color de los animales, que se obtenían de óxido de hierro o de carbón vegetal mezclados con aglutinantes como grasas animales o resinas y se aplicaban con los dedos o pinceles rudimentarios, otras veces podían ser soplados con un tubo de hueso.


                    


La mayoría de las imágenes tienen un carácter profundamente naturalista, lo que nos habla de la capacidad de observación del hombre del Paleolítico. Existe una claro predominio de la línea sobre el color, sin embargo no son figuras planas, se observa un claro intento de crear perspectivas y volumen a través de diversos recursos, por ejemplo, perspectivas espaciales (perspectivas torcidas) e incluso, se aprovechan los volúmenes y fisuras de las rocas para aumentar el volumen de los cuerpos. Con todo, el resultado son unas representaciones de gran naturalismo.

Hoy en día sigue siendo un misterio para los prehistoriadores definir la función y significado de estas obras, no obstante, la teoría de mayor aceptación sigue siendo la un significado mágico-propiciatorio. Según esta teoría, estas pinturas serían un objeto de culto y veneración hacia los animales representados, que además suponían, la principal fuente de alimento. Además consistirían en un rito que propiciara la caza de los mismos. Las cuevas serían así una especie de santuario místico-religioso donde se establecería una continuidad entre la realidad y la imagen representada, en lo que se ha venido en llamar "magia simpática".


                                        


Técnica

En la elaboración del mural, el artista utilizó una combinación de escultura, grabado, dibujo y pintura de manera magistral para dejarnos una obra de gran fuerza y plasticidad. Escogió relieves y grietas naturales del techo para encajar los bisontes. A continuación grabó con un buril de sílex los contornos y determinadas partes del animal, barbas, pezuñas, ojos, cuernos. Luego, empleando carbón vegetal, dibujó los contornos de las figuras y rellenó de masa negra de carbón la giba, las pezuñas y la parte inferior del torso en una diagonal que bien podría marcar la sombra de su propio cuerpo bajo la luz del día. A continuación, con óxido de hierro natural y ayudándose de la mano o de pieles extendió el color rojo en el cuerpo, rostro y el interior de las patas del bisonte. La acción mecánica producida por le frotado de las manos impregnadas en pigmento rojo dio como resultado el aspecto actual de la pintura, con el poro de la roca relleno de color y el relieve de ésta limpio. En determinados casos también utilizó gamuzas o sus propios dedos para extender sobre la roca el carbón y realizar algunos trazos rojos localizados siempre en las mismas partes del bisonte. El agua de las paredes y techos de la cueva casi siempre húmedas como ocurre en el techo de Altamira actúa como perfecto y único aglutinante del carbón y óxido de hierro adheriendo estos pigmentos a la roca que los absorbe.


                                        


“No hemos inventado nada, después de Altamira todo es decadencia”

Pablo Picasso
(Artista)




Este artículo pertenece a la publicación ALTAMIRA, El nacimiento del Arte.
Puedes verlo completo AQUÍ:




OTRAS IMÁGENES:


                                        

                                        

                                        


OTROS DOCUMENTOS:


                                        


OTROS VIDEOS: