martes, 5 de abril de 2016

La Alhambra | Accesos




ACCESOS
La Alhambra. IX-XX. Granada


La Alhambra cuenta con numerosas torres defensivas y varias puertas de acceso a la fortaleza. Por su valor histórico y artístico vamos a señalar las más importantes.

PUERTA DE LAS GRANADAS

Entre los posibles accesos a la fortaleza, la subida a través del bosque de La Alhambra es la más emblemática.

La primera de las puertas que nos encontramos es la majestuosa y triunfal Puerta de las Granadas. Edificada en 1536 por Pedro Machuca se sitúa en la antigua muralla que unía la Alcazaba con las torres Bermejas. Se construyó según los cánones del estilo renacentista y destacan, además del almohadillado y el escudo imperial del frontón, el símbolo de la ciudad: las tres grandes granadas que la rematan y le dan nombre.

Traspasada la puerta, el Bosque de la Alhambra acoge al paseante y envuelve los caminos en un halo de misterio. Olmos, castaños de indias, tilos y arces nos acompañan en la subida hasta la siguiente puerta.

El camino se salpica por elementos que enriquecen el paisaje como el monumento a Washington Irving, la evocadora Puerta de Bibrambla o el Pilar de Carlos V con sus tres mascarones obra de Pedro Machuca y Nicolao da Corte en 1545.




TORRE Y PUERTA DE LA JUSTICIA

La Puerta de la Justicia, llamada al-Sharía por los nazaríes, es desde su construcción en 1348, la más importante y grandiosa de las entradas al recinto amurallado de la Alhambra.

Forman la entrada dos amplios arcos de herradura en cuyas claves aparecen, respectivamente, una mano y una llave, símbolos islámicos que representan los cinco preceptos del Corán y la llave del Paraíso. Sobre el segundo arco, encima de la inscripción árabe dedicada al fundador de la puerta, colocaron los Reyes Católicos una imagen de la Virgen con el Niño, como expresión simbólica del nuevo poder cristiano.

El carácter defensivo de esta torre-puerta queda visible en el gran hueco que hay entre sus arcos que servía para lanzar proyectiles sobre los asaltantes. También  la entrada en recodo con asientos para los guardianes nos advierte de su naturaleza militar. La fachada posterior es modesta con un arco de herradura y unos interesantes restos de cerámica esmaltada.

Una de las muchas leyendas sobre la Alhambra afirma que cuando la mano y la llave se unan, si es que la Alhambra cayera alguna vez, la tierra se abrirá y llegará el fin del mundo.




PUERTA DEL VINO

Una vez dentro del recinto una nueva puerta nos aguarda. La puerta del vino es quizás la más antigua de la Alhambra, de la época de Muhammed II.

Se cree que el nombre procede de cuando se depositaba aquí el vino para consumo de los habitantes de la Alhambra en el siglo XVI. Sin embargo, pudo confundirse fonéticamente con su nombre original que significa puerta roja.

Tiene una entrada directa, sin recodo defensivo, y da acceso a la calle Real Alta, el corazón de la Medina. En la doble fachada de la puerta destacan los arcos de herradura apuntados y las dobles ventanas del piso superior.




TORRE Y PUERTA DE LOS SIETE SUELOS

La Torre de los siete suelos se encuentra en el flanco sur de la muralla. Era una de las entradas más importantes en tiempos nazarís ya que a través de ella se accedía a la Medina. Su nombre proviene de la creencia que afirma que existen siete pisos subterráneos bajo el baluarte cristiano que la defiende, aunque solamente se conocen dos. Ha sido uno de los últimos lugares en ser abiertos al público.





                         



BIBLIOGRAFÍA

-  Alhambra, La, Ed. Miguel Sánchez
-  Nuevo Arterama Historia del Arte, Vicens Vives, 2005
-  Historia del Arte, Angulo Ibáñez, 1971
-  Cuentos de LA Alhambra, Washington Irving, 1832, Ed. Miguel Sánchez







OTROS DOCUMENTOS DISPONIBLES:




                                                                               
                   



VÍDEOS RELACIONADOS:




                                     





0 comentarios :

Publicar un comentario