miércoles, 27 de septiembre de 2017

Castillo de Poenari. XIII. Curtea de Arges. Valaquia. Rumanía





Castillo de Poenari. XV. Brasov. Transilvania. Rumanía




El castillo o ciudadela de Poenari es una fortaleza del siglo XV en actual estado de ruinas construida sobre el monte Poenari, en la región rumana de Curtea de Arges. Es considerado como el auténtico Castillo de Drácula ya que fue la residencia del monarca que inspiró a Bram Stoker a escribir su famosa novela.

Cuando el príncipe Vlad III llegó hasta el collado de Arges en 1459 decidió rehabilitar la antigua torre vigía del siglo XIII y convertirla en su residencia oficial y centro militar. El lugar elegido se situaba en la cima de un acantilado a 500 metros sobre el rio Arges y supondría el bastión más importante del reino de Valaquia pero también el baluarte del cristianismo en la frontera con el imperio turco.

El monarca levantó a continuación una ciudadela que cubriría toda la cima del monte Poenari con casi 50 metros de longitud, añadió nuevas torres de vigilancia y la rodeó con muros de tres metros de grosor, elementos que la hacían prácticamente inexpugnable a cualquier ataque. El enclave ofrecía además una enorme seguridad y el control de un paso fronterizo estratégico entre las montañas. Al sur, las tierras de Vlad, Valaquia y de igual importancia al norte, Transilvania, en tierras sajonas donde disponía de dos castillos más.


                                        


Con una planta necesariamente poligonal, la ciudadela contaba con una torre de la pólvora y tres torres centinelas, todas techadas, más una terraza almenada que serviría de baluarte.  Sus muros fueron fabricados con ladrillo rojo sobre una base de piedra gris, lo que le da ese aspecto exterior de dos tonos.

Las crónicas que narran la vida de Vlad III señalan como en este castillo se vivieron los acontecimientos más trágicos y sangrientos del monarca como el suicidio de su esposa desde lo alto de la torre de la pólvora, la vez que ordenó clavar los turbantes de dos emisarios turcos y por encima de todos la ejecución de 20.000 hombres ensartados en estacas de roble, una acción por la que sería renombrado como Vlad Tepes, el empalador.

Su práctica de empalar a todo enemigo viviente cobró durante los años que habitó este castillo su grado más alto de sadismo y crueldad generando todo un bosque de empalados alrededor de la fortaleza, una visión abominable que haría retroceder a cualquier ejército fuera turco o boyardo.  Además, debemos añadir que su construcción fue llevada a cabo por los nobles esclavizados de la ciudad de Tirgoviste que sobrevivieron a una de sus matanzas más recordadas.


                                        


Tras la muerte de Tepes, la ciudadela fue habitada durante un tiempo pero finalmente acabó abandonada durante siglos hasta que a finales del siglo XX fue rehabilitada y abierta al público. Como contrapunto a su pasado trágico, desde esta cima pueden verse los frondosos bosques que lo rodean y contemplar uno de los paisajes más bellos de Europa. Eso sí, para ello deberemos subir los 1480 escalones que cuenta la escalera de acceso al recinto.









OTRAS IMÁGENES RELACIONADAS:


                                        

                                        


OTROS VÍDEOS RELACIONADOS:


                     


OTROS DOCUMENTOS RELACIONADOS:


                    



0 comentarios :

Publicar un comentario