martes, 23 de enero de 2018

Entierro de Cristo | Juan de Juni | 1541-1544 | MNE | Valladolid




ENTIERRO DE CRISTO

Juan de Juni | 1541-1544 | MNE | Valladolid




Juan de Juni acometía entre 1541 y 1544 el encargo del grupo escultórico, representando al enterramiento de Jesús, para la capilla funeraria de Antonio de Guevara, franciscano, escritor, cronista del emperador Carlos y obispo de Mondoñedo, cuyas obras literarias fueron muy traducidas en toda Europa.

El grupo se encontraba dentro de un retablo realizado en yeso. El conjunto ofrece un marcado carácter escenográfico. Pensado para ser visto de frente, se compone de seis figuras dispuestas en torno al Cristo yacente, distribuidas simétricamente en torno a un eje que divide el grupo de la Virgen y San Juan, de forma que el movimiento y actitud de una figura es contrarrestado en el lugar opuesto por otra similar, estando sus posiciones condicionadas a conseguir una visión completa y frontal del conjunto.

Es en la figura de Jesús, de cuerpo y cabeza majestuosos, donde el modelo del Laocoonte es más visible. El resto de los personajes expresan su reacción ante el cadáver, concentrados en la escena, a excepción de José de Arimatea, quien con una espina en la mano, se dirige hacia el espectador. A favor del verismo, todo se policroma con un exquisito detenimiento, empleándose tanto el estofado como la punta de pincel. 


                                        


GUEVARA O LA RETÓRICA DEL DESENGAÑO

“Yo mismo a mí mismo quiero pedir cuenta de mi vida a mi propia vida, para que, cotejados los años con los trabajos y los trabajos con los años, vean y conozcan todos cuánto ha que dejé de vivir y me empecé a morir. Mi vida no ha sido vida sino una muerte prolija; mi vivir no ha sido vivir sino un largo morir; mis días no han sido días sino unos sueños enojosos; mis placeres no fueron placeres sino unos alegrones que me amargaron y no me tocaron; mi juventud no fue juventud sino un sueño que soñé y un no sé qué que me vi; finalmente, digo que mi prosperidad no fue prosperidad, sino un señuelo de pluma y un tesoro de alquimia.”



Antonio de Guevara, Menosprecio de corte y alabanza de aldea, 1539





OTRAS IMÁGENES:


                                        

                                        


OTROS VÍDEOS:


                    


0 comentarios :

Publicar un comentario