jueves, 22 de febrero de 2018

Artistas 2.0 | Forges. Una sonrisa a diario



ARTISTAS 2.0

ANTONIO FRAGUAS, "FORGES"

Una sonrisa a diario




Forges fue uno de los humoristas gráficos más icónicos de la cultura española, hizo gala de su humor inciso e inteligente a lo largo de toda su carrera, en la que ha recogido lo absurdo y contradictorio de la sociedad española.


Antonio Fraguas De Pablo (1942-2018) nació en Madrid, el 17 de enero de 1942, en una familia numerosa -era el segundo de 9 hermanos- de madre catalana y padre gallego, el también humorista y periodista, Antonio Fraguas Saavedra, a quién le planteó que quería ser "dibujante de chistes en serio". Su padre, que no puso objeciones a su vocación, solo le pidió que fuera original. "Que se reconozca un dibujo tuyo a quince metros", le dijo. De ahí esos bocadillos de perfiles negros muy gruesos de sus viñetas, o sus 'forgendros', llenos de palabras imposibles e inventadas como 'gensanta', 'stupendo', 'esborcio', 'jobreído', o tontolcool.


                                                            

Forges comenzó la carrera de Telecomunicaciones, estudios que dejó ya que trabajaba desde los 14 años en TVE, donde fue técnico, mezclador de imagen y coordinador, hasta que en 1973 pidió una excedencia para dedicarse de lleno al humor gráfico. Tradujo su apellido al catalán, Forges, porque durante el franquismo, no se veía bien ser funcionario y humorista. Su primera viñeta la publicó el diario Pueblo en mayo de 1964, pero no empezó a ser conocido hasta su llegada al diario Informaciones (1967-79). 

Ha colaborado para las principales revistas de humor, desde Hermano Lobo, La Codorniz, o El jueves, y en diarios de información general como Pueblo, Informaciones, Diario 16, El Mundo o El País, con unas personales viñetas sobre la vida cotidiana, en clave de crítica social. Estas le valieron galardones como el Premio Nacional de Periodismo Pedro Antonio de Alarcón (2013) o las Medallas de Oro al Mérito del Trabajo (2007) y al Mérito de las Bellas Artes (2011).




Su humor inciso e inteligente recoge lo absurdo y contradictorio en la sociedad española y sus originales personajes derrochan la misma humanidad y talento que su autor, comprometido en la defensa de la dignidad del ser humano. Sus 'blasillos', 'marianos' y 'conchas', funcionarios profundos, beatas o náufragos perdidos son reconocidos por varias generaciones de lectores después de que haya publicado sus viñetas diarias, e ininterrumpidamente, durante 50 años.




En 1970 comenzó a colaborar en Diez Minutos y durante la Transición y en la democracia trabajó en las revistas de humor Hermano Lobo, Por Favor y El Jueves, y en semanarios como Interviú o 'Sábado Gráfico'. Pasó después a Diario 16 (1981-1989) y a El Mundo (1989-1995), diario que abandonó por desavenencias con su director, Pedro J. Ramírez. Comenzó entonces sus colaboraciones diarias con El País, un chiste diario en la sección de Opinión mientras mantenía sus colaboraciones en 'Interviú', 'El Jueves' o 'Lecturas'.


                                        


Su última viñeta

La visión irónica de la actualidad de Forges tuvo el 22 de Febrero de 2018 su último episodio en la viñeta que publica en El País, diario en el que publicaba desde hace más de veinte años, y en la que uno de sus personajes más reconocibles, posado sobre una cuerda floja destensada, comenta: "Esto del año político flácido es irreparable. Recognes". Aquel día se comunicaba la muerte del artista a causa de un cáncer de páncreas.




El humorista gráfico supo sintetizar la actualidad en sus dibujos y las frases lapidarias de sus personajes entrañables, que eran capaces de la crítica más feroz de la sociedad española, con ironía, pero también con cariño.




Texto: Agencia EFE | Madrid





Noticia de la muerte de Forges en televisión (22-02-2018)






OTRAS VIÑETAS:


                                                            

                                                            

                                                            






0 comentarios :

Publicar un comentario