martes, 10 de enero de 2017

Mitos y leyendas | Dakuwaqa, el dios tiburón





MITOS Y LEYENDAS

DAKUWAQA

EL DIOS TIBURÓN QUE CUSTODIA LAS AGUAS


Para las culturas isleñas del océano Pacífico, los escualos son deidades reverenciadas cuya gran fuerza y ferocidad brindan protección contra todo tipo de males. De entre todas ellas destaca Dakuwaqa, el dios tiburón que custodia las aguas.




El Pacífico es el mayor océano de nuestro planeta con una superficie de 15.000 kilómetros que se extiende desde Colombia al Este hasta Indonesia al Oeste. Está habitado por millones de especies marinas que habitan sus aguas y contiene cerca de 25.000 islas, 3.000 de ellas habitadas. Por toda su geografía se han desarrollado a lo largo del tiempo cientos de culturas que fueron poblando estas islas y archipiélagos, algunas con más de 5000 años de antigüedad.

Coincidiendo con la mayoría de culturas primitivas, sus antiguos pobladores practicaban religiones animistas y totemistas, las cuales adoraban a los animales que compartían su entorno y los representaban en pinturas y esculturas de la misma manera que lo hicieran los europeos con el toro,  África y Asia con el león o la serpiente, o los primeros americanos con el bisonte o el jaguar.  En el caso de las sociedades isleñas del Pacífico, los tiburones son parte fundamental de sus creencias y junto con otras especies marinas como delfines, tortugas y pulpos forman una parte muy importante de su panteón religioso.

Los escualos, en particular, tienen una especial presencia entre las culturas del océano Pacífico y su imagen se asocia generalmente con la representación física de un dios poderoso, siendo temido y admirado en la mayoría de estas islas. En la isla de Hawaii, por ejemplo,  es llamado  Kamohoalii, en Molokai se le conoce como Kauhuhu y en las islas Cook se llama Vatea o Avatea. El más conocido de todos y cuya imagen es aceptada en todas las culturas isleñas de Oceanía es el dios tiburón Dakuwaqa, originario de las Isla Fiyi.

Dentro de la cosmovisión de los fiyianos, los vu son entidades mediadoras entre los yavusa -los humanos organizados en las comunidades de cada isla- y las grandes divinidades que controlan los elementos naturales. Los vu son también la materialización de dichas divinidades, y aunque existe una gran variedad de ellos, muy pocos son los que gobiernan universalmente sobre los yavusa fiyianos. Uno es Dakuwaqa, escualo de gran tamaño que desde hace siglos es reverenciado por los isleños.


                                        


Funeral de Sir Penaia Ganilua

En diciembre de 1993 el Tovuto, barco del Gobierno de Fiyi, trasladaba los restos de Ratu Sir Penaia Kanatabatu Ganilau, primer presidente electo de la joven república, ex colonia británica del Pacífico Sur. El navío era seguido por una gran flotilla funeraria que partió de la bahía de Suya, la capital del país, en la isla Viti Levu, con dirección a la isla Taveuni, la tercera en tamaño de aquel país insular, de donde era originario Ganilau y donde había ejercido también como gran jefe tribal de la misma.

Al poco tiempo de adentrarse en mar abierto, decenas de personas fueron testigos de un hecho nada común: de manera paulatina vieron cómo una multitud de tiburones se unía a la procesión y escoltaba al Tovuto hasta su destino final. Todos los presentes sabían que aquello era una señal, recibida con beneplácito y asombro, que confirmaba sus creencias: con este acto de la naturaleza se reivindicaba al gobernante fallecido como un auténtico descendiente de Dakuwaqa, el dios tiburón.



Billete de dos dólares fiyianos con la imagen de Penaia Ganilau


Origen y leyenda

La leyenda cuenta que este gran pez conocía bien la distribución de los bancos de coral que rodeaban la isla de Taveuni, y por ello podía guiar a las embarcaciones para que estuvieran seguras y pudieran llegar a salvo a la playa. Pero desgraciadamente se trataba también de una criatura arrogante y con frecuencia malhumorada, que solía molestar a la gente y a los animales que ahí vivían, e incluso solía comérselos sin contemplaciones.

Una diosa con forma de gran pulpo, el vu de la isla Kadavu, cansada de aquella actitud, lo retó a una pelea a fin de darle una lección de humildad. Con objeto de contener a la enorme bestia, usó cuatro de sus tentáculos para aferrarse a una piedra, y con los otros cuatro abrazó e inmovilizó al testarudo escualo. Este finalmente se rindió, y el pulpo le hizo prometer que protegería a los habitantes de Taveuni y, sobre todo, que mejoraría su temperamento.

Desde entonces, Dakuwaqa vela por la seguridad de los buzos, pescadores y criaturas marinas que surcan las aguas de la isla. A cambio, los isleños, antes de hacerse a la mar, le hacen una ofrenda con kava o yangona, planta aletargante usada en los rituales locales, para asegurar con este gesto un buen viaje.




Hijos de Dakuwaqa

En las más de 300 islas que componen en archipiélago de Fiyi se mantiene la creencia de que todos los jefes tribales son descendientes del dios Dakuwaqa. A través de rituales como la kava o la representación de danzas guerreras como el cibi,  los habitantes de Viti Levu, la isla más grande de Fiyi, recuerdan su linaje divino y sus antiguas tradiciones.

Una de sus representaciones más comunes suele ser la de un cuerpo humano con el torso de un escualo pero también puede tratarse de un gran hombre fiyiano musculoso que lleva tatuado un tiburón en su vientre, e incluso en otra de sus variantes, con una segunda boca dentada en su espalda.
Se dice que Dakuwaqa es visto con forma humana en el delta del río Dewa, donde busca con afán carne de tortuga, su plato favorito. A él se le atribuye el rescate milagroso de personas, cuyas embarcaciones quedan varadas en el mar o en los arrecifes, y llevarlas sanas y salvas a tierra firme.

Los altos jefes del clan Cakaudrove, en Vanua Levu, también se consideran descendientes suyos y tallan tótems con forma de tiburón al que atribuyen poderes predictivos.

Los escualos como objeto de superstición han estado presentes en la historia y la vida cotidiana de los fiyianos en esculturas, amuletos y ceremonias. Por ejemplo, antes de zarpar algunos barcos vierten una pequeña cantidad de kava, planta oriunda de Fiyi empleada como ofrenda, antes de zarpar o cuando se celebra una boda, la aparición de tiburones en las costas cercanas es vista como una señal de buen augurio.


                                        


Otras culturas de Pacífico

La atribución de poderes sobrenaturales a este fiero animal es compartida por muchos pueblos indígenas de Oceanía, por ello los mitos que hacen referencia a un gran dios tiburón se conocen en muchas otras islas del Pacifico Sur.

En las islas Hawaii, los tiburones también adoptan forma humana y son reverenciados; no obstante, se los teme. Allí, los hawaianos invocan a Kauhuhu, el dios tiburón, que habita en unas cuevas submarinas en las costas de la isla de Molokái. Es conocido como devorador de humanos y sus hijos también pueden transformarse en hombres cuando se encuentran en tierra firme. Sin embargo, su metamorfosis no es completa, ya que estos antropomorfos tienen su boca de tiburón en la espalda, que intentan cubrir con una manta.

Otro es Kamohoalii, mencionado por Philippe Cousteau –hijo del célebre explorador francés- en su libro ‘The Shark’ como el rey tiburón de las islas de Hawaii, del cual se afirma que fue quien guio a sus primeros habitantes hasta las islas.

Otra leyenda se refiere a una joven de Kau, en la isla de Hawaii, que quedó embarazada y dio a luz a un tiburón después de soñar que un joven apuesto proveniente del mar la visitaba por las noches. El animal creció en el mar hasta convertirse en un gran escualo de color verde que se dedicó a guardar a los lugareños de aquella costa contra el ataque de otros tiburones. Desde entonces fue considerado un aurnakua o dios familiar.

En las Islas Cook se rinde culto a Avatea, una divinidad que algunos consideran similar a Dakuwaqa. Sin embargo, no se trata de un dios guerrero sino paternal que se ha definido como una deidad lunar padre de dioses y hombres.




Encuentros con Occidente

Desde que llegaran a las islas los primeros europeos en el siglo XVII, los colonizadores, llamados kaibelaguis –gente de lejos- por los nativos, creyeron también en la existencia física de Dakuwaqa y lo describían como una especie de tiburón de proporciones monstruosas, al que muchos aseguraban haber visto.

Se tiene documentado que en 1909 un capitán dio la noticia del avistamiento de un tiburón de doce metros de largo, que atacó y hundió su barco guardacostas. La tripulación isleña dijo que aquella criatura era nada menos que Dakuwaqa, quien se había enfurecido al no ser alimentado con kava.
Otro encuentro, más amable esta vez, se narra en el libro The Pacific Irishman, del prior anglicano William Floyd, quien escribía en 1970 que “…Cuando llegué a Fiji el famoso pez-dios, Dakuwaqa, era muy real.” Hasta el punto de mencionar varios encuentros con el gran pez. Igualmente,  Jeff VanderMeer en su obra “The Third Bear” de 2010 alude también al dios tiburón en una de sus historias.

Como vemos, Dakuwaqa es implacable con aquellos que no le muestran respeto pero según los isleños también salva a sus fieles de situaciones peligrosas cuando el mar está embravecido.
Aunque la histeria colectiva alentada por la literatura, el cine y los medios de comunicación ha hecho del tiburón una criatura a temer, pero lo cierto es que los ataques a bañistas por parte de estos peces son muy escasos, y ocasionan menos muertes humanas que otros animales, como los hipopótamos, cocodrilos, e incluso los perros o los ciervos.

A diferencia de los turistas occidentales y surfistas que visitan las playas del mundo, los isleños del Pacífico agradecen la presencia y fuerza de este gran pez, al que profesan un profundo respeto y con el que se sienten protegidos.


¡Bula!









BIBLIOGRAFÍA Y DOCUMENTACIÓN:


- Whonsbon-Aston, C.W., Pacific Irishman, The: William Floyd, 1970

- Van der Meer, Jeff. Third Bear, The. 2010

- Muy Interesante (Extra Revista)

- Tiburonpedia (Web)


OTRAS IMÁGENES RELACIONADAS:



                                        

                                        



OTROS VÍDEOS RELACIONADOS:


                                        



0 comentarios :

Publicar un comentario