miércoles, 4 de marzo de 2015

¿Qué entendemos por Arte?



1. ¿Qué entendemos por arte?

¿Por qué consideramos artísticos unos objetos, y otros simplemente agradables o bellos? Un electrodoméstico bien diseñado, por ejemplo, una aspiradora, no la consideramos uno obra de arte; está pensada para realizar una función utilitaria y sólo en segundo término se valora su diseño atractivo. En cambio, el cuadro de Las Meninas, además de una función práctica, por ejemplo, decorar, tiene otra de índole estética que prima sobre la anterior.

Hay que tener en cuento que el concepto de ‘arte’ es relativo; va variando a través del tiempo. Por eso, la dificultad para definir lo que es arte ha llevado a considerar que la obra de arte es todo aquello que se reconoce como tal por la conciencia cultural, libre de juicios preestablecidos.

¿Esta pintura, Grito núm. 7, de Saura, es una obra de arte?




A Velázquez le costó mucho esfuerzo convencer o sus contemporáneos de que ser pintor no era un mero oficio. Consideraba que lo que él hacía era arte, una actividad noble, por cuanto implicaba, más allá de la simple actividad manual, una actividad intelectual de primer orden.

2. La obra de arte

Es imprescindible aprender a mirar y educar la sensibilidad para apreciar los valores artísticos de las obras de arte.

Si el arte es un lenguaje, es básico que el espectador, destinatario de la obra, sea capaz de entender el mensaje que le presenta el artista. En caso contrario, la comunicación entre ambos no será satisfactoria. Paro analizar y entender una obra de arte, debemos centrarnos en cuatro aspectos básicos de ésta:

- La técnica. Instrumentos y procedimientos utilizados por el artista en la realización de su obra. El artista, antes de llevarla a cabo, debe plantearse cómo realizarla. El pintor decidirá la técnica según sus preferencias personales o las del comitente, pero se someterá a las exigencias del soporte (lienzo, muro, tabla,…). El escultor, una vez decidida el material con que trabajará, deberá ser consecuente con la técnica elegida. Proyectar y construir edificios requiere que el arquitecto tenga conocimientos técnicos y que se someta a las reglas del proyecto.

- La forma. Son los aspectos perceptibles de la obra en cuestión: luz, color, arco, relieve,… La plasmación artística requiero necesariamente de una "forma". La elección de unos elementos formales u otros ya dice mucho de le intención del artista, No es lo mismo una pintura figurativa quo una abstracta ni un relieve que una escultura exenta, ni una fachada acristalada que otra do piedra.

- El contenido. Es el mensaje que pretende transmitirnos el artista. El contenido depende del tema tratado y del género al que pertenece (religioso, paisajístico, alegórico, etc. ). También comprende el significado de los símbolos que aparecen en la obra.

- El contexto. Está constituido por el momento histórico en que se creó la obra artística y por la influencia de aquél sobre el autor; el conocimiento del contexto nos permitirá entender aspectos de la personalidad del artista y de su creación.

Toda obra artística es fruto de una época concreta. Contextualizar la obra supone rehacer una serie de vínculos con ella que el paso de los años, los cambios de mentalidad, de intereses, de culturas, etc. han roto. Rehacer esos vínculos nos permite entenderla en su dimensión original.

Así pues, al analizar una obra de arte, debemos tener en cuenta los siguientes contextos:

- Artístico. Una creación artística es fruto de unas preferencias estéticas concretas; las del autor y su época; la escultura de Miguel Ángel, tan apreciada durante el Renacimiento, seguramente hubiera sido imposible durante el Románico, pues sus planteamientos estéticos eran radicalmente contrapuestos.

- Cultural. En cada época hay unas creencias e ideologías imperantes que influyen en el artista de forma consciente o inconsciente.

- Económico. La realización de las obras de arte suele ser fruto de un encargo. Los comitentes han intervenido y decidido tanto o más que los artistas en la obra antes de realizarse.



Ejemplo de análisis de obra de arte


Frontal de Ávila. Siglo XII. 107x177 cm. MNAC. Barcelona

Técnica

• Frontal pintado al temple al huevo, con coladura y estucado en el marco.
• Soporte de tabla.

Forma

• El frontal se divide en cinco escenas. La central es más grande que el resto.
• Trazos gruesos expresivos delimitan las figuras.
• El rojo, el negro y el dorado son los colores predominantes. La Anunciación y k) Visitación
• El hieratismo de los personales dela paso, en ocasiones, a un tratamiento más delicado y humanizado de las figuras.
• Ausencia de perspectiva.

Contenido

La escena central representa la Virgen con el Niño Jesús en el regazo. Las cuatro escenas laterales narran distintos momentos de la vida de María: la Anunciación, la Natividad, la Epifanía y la Presentación en el Templo.

Contexto

Artístico. A pesar de ser Románico, presenta influencias del Gótico italiano (gesticulación de Jesús) que va imponiéndose en la pintura catalana del siglo XIII.
Cultural. Los frontales ocupaban lo parte delantera de los altares y transmitían el mensaje religioso a los fíeles. La humanización de las figuras obedece a una concepción más abierta y optimista de la religión en esta época que en anteriores.
Económico En el siglo XIII, la Iglesia era el gran comitente, lo que explicaría que la mayor parte de obras artísticos de la época fueran de contenido religioso.


* Texto extraído de Nuevo Arterama Historia del Arte, Vicens Vives, 2005.







0 comentarios :

Publicar un comentario